lunes, 3 de agosto de 2009

- CELIS -





Pérez Celis



A un año de su desaparición




Su obra se expresó a través la pintura, la escultura, el muralismo, y el grabado. Desarrolló un estilo abstracto, recurriendo a la fusión de líneas estéticas de las culturas amerindias andinas con las vanguardias plásticas internacionales, a la vez de la utilización de imágenes de fuerte arraigo en la cultura porteña para construir obras de fuerte impacto popular.





Pérez Celis nació el 15 de enero de 1939 en el barrio de San Telmo de Buenos Aires, mudándose con su familia al barrio de Mataderos donde pasó su infancia y juventud.
Miembro de una familia de recursos limitados, comenzó a estudiar dibujo por correspondencia cuando aún era un niño, trabajando como "canillita" (vendedor callejero de periódicos), cadete y aprendiz de carpintero, entre otros empleos. En 1954 ingresó a la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, donde estudió con maestros como Leopoldo Presas, Líbero Badíi, Juan Batlle Planas y Santiago Cogorno. A los 17 años realizó su primera exposición individual.





En Pérez Celis tuvo gran impacto la obra de abstracta de Víctor Vasarely, a la que tuvo acceso en 1957, cuando se realizó una gran muestra del artista húngaro en el Museo Nacional de Bellas Artes exhibió en Buenos Aires.





Luego de casarse se trasladó a Uruguay, donde formó el Grupo de los Ocho, siguiendo la escuela constructivista del destacado pintor uruguayo Torres García, junto con Lincoln Presno, Carlos Páez Vilaró y García Reino, Pareja, Espósito, Pavlosvsky, Berdié, Testoni. Formó parte del "Movimiento del Hombre Nuevo", impulsor del arte no figurativo, orientado por Rafael Squirru.





En 1961 instaló su taller en Buenos Aires, en Bartolomé Mitre y Talcahuano, relacionándose con artistas como Le Parc, Demarco, García Rossi, Sobrino, Planck y Moyano, orientándose hacia la pintura geométrica y el arte cinético.





En 1962 pintó el mural "Fuerza América", realizado sobre madera, tela metálica y hierros, en Rivadavia 6140, de la ciudad de Buenos Aires. De esa época datan también otros murales la fábrica Brousson, el Banco de la Nación de Formosa, y Aerolíneas Argentinas en el Aeropuerto de Ezeiza.





A comienzos de la década de 1970 recibió el premio Alba en el LXI Salón Nacional de Artes Plásticas Argentino. Luego de enviudar en 1977, se instaló en Venezuela, donde su obra se caracteriza por la eliminación de las líneas horizontales, a favor de fuertes imágenes verticales. A fines de esa década se consagró en Europa con una muestra realizada en Gallerie Bellechasse y su inclusión en una exposición colectiva de Pintura Latinoamericana Contemporánea.
A mediados de la década de 1980, su pintura alcanzó una alta cotización en el mercado internacional, a la vez que enviudó por segunda vez.





En la década de 1990, fue instalado un mural suyo en la Galería Sanyo de Tokio, en la Universidad de Morón ("Los cuatro elementos", "la Fuente de la Sabiduría", "El Libro de Morón" y "Universitas"), en el estadio del Club Atlético Boca Juniors ("Ídolos" y "Mito y Destino"), en la Universidad de Belgrano ("Camino del conocimiento") y en el edificio Central Park, en el barrio de Barracas, donde instaló su estudio definitivo (California al 2000). En 1999 realizó la imagen del Festival Internacional de Buenos Aires.





Falleció como desenlace de la leucemia que padecía desde hace mucho tiempo, el 3 de agosto de 2008, a los 69 años. Lo velaron en el Club Atlético Boca Juniors como al más querido de los hinchas, rodeado por sus propios murales y los de Rómulo Macció, cuya obra admiraba.





Entre 1962-1964 se trasladó viajó por Salta, Bolivia y Perú, para ponerse en contacto con las líneas estéticas del indigenismo andino, expresando la simbología solar andina, en busca de una identidad regional.





En su obra Pérez Celis ha buscado utilizar imágenes paradigmáticas de la cultura porteña, como el fútbol, la cruz, la misa criolla, el Obelisco, el tango, Carlos Gardel, Jorge Luis Borges, Ástor Piazzolla, etc., para construir mensajes plásticos capaces de conectarse con la sensibilidad popular.





El 16 de Septiembre de 2004, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, mediante la sanción de la ley, proveniente de la aprobación del despacho de la Comisión de Cultura y Comunicación Social, en que se recopila la basta trayectoria del artista, es reconocido como Ciudadano Ilustre de la Ciudad.


1 comentario:

Augusto Chimpen dijo...

Que buen articulo sobre Perez Celis, yo tuve la suerte de visitarlo en su estudio de New York por el año 1987, su obra me encanta y consegui un oleo de el y es mi joya. Me gustan sus esculturas en madera. Te felicito por promover el arte. Yo tambien tengo un blog de arte que te invito que lo visites.

http://preguntas-de-arte.blogspot.com/

Bendiciones.

Augusto